Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Arbitrio
Fue Vanidad Implacable,
Quien se adueñó de mi mano.
Y, sin pensar, la acerqué
al suspiro perfumado.

Una visión me asaltó
Cuando me estaba acercando:
Huesos y carne me ví,
Pétalos secos tomando.

De aquél último suspiro
No quise ser la culpable
Y desoí el cruel mandato
De Vanidad Implacable.
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Aroma a felicidad
Era evidente que a esas bisagras les hacía falta un par de gotas de aceite. Sin embargo, a la niña le pareció fascinante el hecho de que la vieja puerta cantase festejando su llegada.

Mientras su madre charlaba con el dueño de la tienda, la pequeña curiosa se adentró en el laberinto de estanterías que poblaban el local.

Con los ojos cerrados, dió un paso en la oscuridad. Respiró hondo. El aroma singular que impregnaba aquel sitio llegó hasta lo más profundo de su pecho. Con cuidado, dio o...
Leer más
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Sacrificio
Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Al...
Leer más
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Al foso
Al foso irás también, no tengas dudas,
Despojado de tu tierra y de tu oro.
Tu cuerpo servirá de rico abono
para fértiles plantas y verduras.

Al foso irás también, te lo aseguro.
De nada servirá tu poderío.
Y no creas de eso yo me río,
sufrirte ya se ha vuelto algo muy duro.

Al foso irás también, es ley de vida.
Ni tú podrás comprar la eternidad.
Acarrearás tu triste indignidad,
muy pocos llorarán tu despedida.
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Aroma de rosales
Verde y fresco fue el sendero
que mis pasos construyeron
desde el vientre de mi madre.

Oscurece en el camino,
mas quien frena mi destino
no es la noche inevitable.

Pesa el aire y en la tierra
un sinfín de flores muertas
se desploman a mi paso.

Un extraño aborrecido
es el tiempo detenido,
que me ahoga con su abrazo.

Destrozando la penumbra,
un rayo de luz alumbra
la brutal acometida.

Es la luna temblorosa
que contempla silenciosa
esta agónica partida.

En mi cuerpo, l...
Leer más
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Los amantes de Montparnasse
No te vayas todavía. No te dejaré ir.

Ya no volverán las horas aquellas,
muy lejos las lleva la brisa de hielo.
Ignoro la cuenta de soles y estrellas;
suceden las nubes, los días y el cielo.
Pero nada importa si aquí están tus huellas,
tu piel y tu aliento, mi bien, mi consuelo.

No te vayas todavía. No te dejaré ir.

Viviendo en tus sueños, tu fértil quimera,
crisálida inquieta, así me esperabas
para que a tu vida por fin yo naciera.
Y así tú, buscando sin buscar, me hallabas.
P...
Leer más
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Otoño
Hoy, sin darme cuenta, he vuelto a ser
silenciosa testigo del milagro
de las hojas dormidas para siempre
a los pies del frondoso paraíso,
del bostezo fatigado de este sol,
de la memoria perenne, del hechizo
nostálgico de cálidos veranos.
De este cielo gris, que aún no llora
el adiós de sus pájaros lejanos.
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Más allá del apego
Cuando le era posible, gustaba de pasar casi todo el tiempo en su vieja hamaca, mirando el cielo, abstraída. Le agradaba ver cómo el caprichoso viento jugaba a dar formas graciosas a las escurridizas nubes de algodón. Al ritmo del balanceo, inclinaba su cabeza hacia atrás y dejaba que los rayos del sol la cegaran de a ratitos, al tiempo que bailaban entre las ramas del antiguo nogal.

Ah, sabía que no era posible, pero cómo le hubiese gustado quedarse para siempre en ese lugar, en esa cálida t...
Leer más
Esta publicación no esta disponible para ti. Deshacer
Cancelar
Sueño
De tu mirar infinito
voy a cruzar el portal.
No dudaré en el umbral,
reclama más mi apetito.

No pretendo escapatoria;
si quererte es mi delito,
soy culpable y, lo admito:
me quedaré en tu memoria.


Sfinge, óleo de Roberto Ferri, 2010.
Información
  • 2019-06-02T02:33:04+00:00
  • De San Miguel, Argentina
  • Mujer
  • 23, Diciembre ,1973
  • Biografía La escritura es liberación y el tiempo, una cadena infinita, en la que cada minuto sin escribir agrega un nuevo eslabón.
    Twitter @LauPederzoli
Más